Las alegorías de Adriano y de Antonino Pío, que representan a las antiguas provincias romanas de Hispania y Britania, sirven de modelo a algunos estados europeos para representar a sus respectivos países. En el caso de Helvetia, personificación femenina de Suiza, proviene del nombre de la tribu de los helvecios y es una derivación neolatina que aparece por primera vez en el siglo XVIII como mujer.