No se llamaban así

[#Beginning of Shooting Data Section]
Image Size:L (6000 x 4000), DX
15/10/2018 11:29:39.76
Time Zone and Date:UTC+1, DST:OFF
Jpeg Fine (8-bit)
Nikon D5600
Lens:VR 18-55mm f/3.5-5.6G
Focal Length:55mm
Focus Mode:AF-S
AF-Area Mode:Normal Area
VR:OFF
AF Fine Tune:
Aperture:f/14
Shutter Speed:1/100s
Exposure Mode:Manual
Exposure Comp.:0EV
Exposure Tuning:
Metering:Spot
ISO Sensitivity:ISO 400
Device:
White Balance:Direct sunlight, B1.50, G1.00
Color Space:Adobe RGB
High ISO NR:OFF
Long Exposure NR:OFF
Active D-Lighting:High
Vignette Control:Normal
Auto Distortion Control:ON
Picture Control:[SD] STANDARD
Base:[SD] STANDARD
Quick Adjust:0.00
Sharpening:3.00
Clarity:+1.00
Contrast:0.00
Brightness:0.00
Saturation:0.00
Hue:0.00
Filter Effects:
Toning:
Optimize Image:
Color Mode:
Tone Comp.:
Hue Adjustment:
Saturation:
Sharpening:
Latitude:
Longitude:
Altitude:
Altitude Reference:
Heading:
UTC:
Map Datum:
[#End of Shooting Data Section]

Un buen número de actores y actrices cambian sus verdaderos nombres por otros que consideran más comerciales, es un mundo en el que la imagen tiene mucha importancia. Por recordar algún ejemplo de tan larguísima lista citaremos a Marilyn Monroe, su nombre auténtico era Norma Jeane Mortensen. Sofía Loren era Sofía Villani Scicolone o Audrey Herpburn se llamaba Audrey Kathleen Ruston.

Ellos también cambiaron sus nombres como ocurrió con el centenario Kirk Douglas de nombre original:  Issur Danielovitch Demsky  o bien John Wayne que era John Charles Carter.

En nuestra historia hay casos en los que el nombre con el que importantes personajes pasaron a la posteridad y por el que se les recuerda, tampoco es el suyo, a ellos nos vamos a referir.

Calígula

Sobrino y sucesor de Tiberio. Germánico y Agripina fueron sus padres. De niño paseaba por los campamentos militares,  destacados en las Galias, con unas “caligas” que eran el calzado que usaban los legionarios y estos le pusieron el cariñoso apodo de Calígula (botitas).

Su verdadero nombre era Gaius Julius Caesar Augustus Germanicus. Es de comprender que haya pasado a la Historia con el sobrenombre de Calígula, desde luego es más corto.

Augusto

Muchos estudiosos le consideran, junto con Trajano, el mejor emperador que tuvo Roma. Desde luego nada que ver con su desgraciado bisnieto Calígula. A diferencia de este que gobernó cuatro años escasos, el reinado de Augusto se prolongó durante cuarenta y uno. Se le considera el primer emperador romano,  si bien no aceptó tal denominación. No le hacía falta, pues su poder, conjuntamente con su esposa Livia, era total.

Su verdadero nombre era Gaius Octavius Turino, pero al ser adoptado por su tío abuelo Julio César, pasó a llamarse Gaius Iulius Caesar Octavianus. Algunos historiadores al referirse a él también lo hacen con el nombre de Octavio.Su verdadero nombre era Gaius Octavius Turino, pero al ser adoptado por su tío abuelo Julio César, pasó a llamarse Gaius Iulius Caesar Octavianus.

Opino que debía gustarle el nombre de Augusto, pues cuando decidió cambiar la denominación romana del mes sextilis (sexto mes romano) para darle su nombre, a imitación de lo que hizo Julio César con el mes quintilis (quinto mes romano)y que pasó a llamarse julius, le puso el nombre de Augustus y no el de Octavius. Hoy en español los llamamos julio y agosto, los de la canícula.

Almanzor

El angelito se llamaba realmente Abu´Amir Muhammad ben Abi ´Amir al-Ma´afirí. Al parecer nació en Torrox (Málaga). Muy joven cursó estudios de Derecho ingresando en la Administración. Entabló una gran relación con la vascona Subh, favorita de Al- Hakam y madre del heredero Hisham. Como curiosidad numismática, diremos que fue jefe de la importante ceca cordobesa. Pero su nombre que es de lo que trata el presente comentario, viene de Al-Mansur (El Victorioso). Fue apodado así por los propios cristianos tras sus constantes aceifas victoriosas  a lo largo y ancho de la península ibérica. Destacamos entre otras la destrucción de Astorga, la de Barcelona en julio de 985 de donde trajo al mercado de esclavos  la friolera de setenta mil cristianos o la de Simancas en 983 que habla de más de quince mil mujeres. Sin duda cifras escalofriantes para la época y tal vez algo exageradas.  Pero creo que la más popular de todas es la traída hasta Córdoba, por prisioneros cristianos, de las campanas de la catedral de Santiago. Murió en Medinaceli en 1002 a la edad de sesenta y cinco años. Para los cristianos fue una oportuna jubilación.

En nuestra historia hay casos en los que el nombre con el que importantes personajes pasaron a la posteridad y por el que se les recuerda, tampoco es el suyo...

Compartir
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Categorías

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Compartir
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Categorías
Lo más Leído
Instagram