Imperio Romano

No se ha encontrado el lote que busca

La iconografía de las monedas se convirtió en un método de propaganda cuando Julio César comenzó a imprimir su propio perfil en las monedas, esto fue realizado por otros muchos Emperadores a lo largo de su historia.

César Augusto reformó las denominaciones de las monedas pequeñas y su sistema monetario sería la base para la moneda romana durante los próximos tres siglos. Las monedas de plata de valor menor al Denario se suprimieron y se sustituyeron por monedas de cobre como los Dupondios, los Denarios de plata y los Áureos de oro continuaron produciéndose durante el Imperio.

Tras la dinastía de los Emperadores Severos, la producción de monedas comenzó a proliferar por todo el Imperio. Centenares de ciudades individuales producían sus propias monedas. Todas ellas eran equivalentes a un cierto valor de la moneda oficial romana.

Monedas del Imperio Romano

El Sestercio fue la moneda más grande y su valor era la cuarta parte de un Denario. El Dupondio, equivalía a medio Sestercio, circulando aproximadamente hasta el año 251 d.C.

El valor del As en el imperio era de medio Dupondio.

El Antoniniano que equivalía a dos denarios y estaba acuñado en plata. Con el paso del tiempo, pasó a ser acuñada en bronce con un pequeño baño de plata y se devaluó teniendo un valor similar al Follis.

El Áureo fue la moneda de oro en el Imperio desde los tiempos de Julio César hasta Constantino el Grande, quién la reemplazó por el Sólido, acuñado en oro, con el mismo tamaño que un denario y equivalía a 25 veces su valor.

Comprar monedas del Imperio Romano

La cultura y en concreto las monedas romanas son de especial interés si pensamos en esa época. Roma fue uno de los mayores imperios de la historia y fue el Imperio Romano la etapa de más esplendor.

Para los amantes de la numismática, poseer una moneda de esa época es algo extraordinario. Hoy en día el acceso a estos artículos se facilita gracias a las subastas online temáticas que realiza Tauler&Fau de mundo antiguo.

;